Después de Ayotzinapa: propuestas para reconstruir un país

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

A raíz de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, se elaboraron desde varios sectores de la sociedad —académicos, organizaciones civiles, corrientes políticas— propuestas para salir de la crisis y reconstruir el país desde principios más incluyentes y democráticos. A un año de Ayotzinapa, presentamos una selección representativa de algunas de esas iniciativas.

#PropuestaMX 2014: Diez Propuestas para Mejorar la Seguridad Pública en México

  1. Incrementar la eficacia y eficiencia de los mecanismos de control de confianza institucional.
  2. Desarrollar mecanismos internos y externos de contrapeso policial.
  3. Desplegar un nuevo Sistema Integral de Desarrollo Policial (SIDEPOL) apegado a las mejores prácticas de capacitación y profesionalización.
  4. Transformar el sistema de indicadores de seguridad a uno orientado a resultados.
  5. Generar mecanismos de evaluación sistemática del desempeño e impacto del gasto público de los fondos dedicados a la seguridad.
  6. Fortalecer los mecanismos de generación y explotación de inteligencia policial.  
  7. Garantizar las capacidades de aprendizaje institucional en las fallas ministeriales.
  8. Generar incentivos para garantizar la implementación de la Reforma de Justicia Penal.
  9. Elevar las capacidades institucionales en materia forense y pericial.
  10. Implementar un Observatorio Ciudadano para el monitoreo de un Segundo Acuerdo Nacional por la Seguridad, la Justicia y la Legalidad.

[Sociedades Mexicanas de Estudiantes en universidades del Reino Unido, Diez Propuestas para Mejorar la Seguridad Pública en México]

IETD: “México: las ruinas del futuro”

  1. Colocar los derechos humanos en el centro de los debates y de todas las políticas.
  2. Encabezar, desde la CNDH, una política de respaldo profesional, información, diálogo y protección hacia las víctimas más allá de la justa indemnización.
  3. Discutir y rehabilitar el ámbito privilegiado por el crimen para reproducir su control: el poder municipal.
  4. Asumir, desde el poder judicial en su conjunto, los cambios que la gravedad de la situación plantea (por ejemplo: el seguimiento a los amparos solicitados por los criminales más señalados; cursar por trayectorias claras y perentorias los juicios a los casos más graves).
  5. Replantear el conjunto de programas sociales en los órdenes federal, local y municipal; actualizar los programas contra la pobreza extrema y contra el hambre y sobre todo, enviar un mensaje de cohesión social inequívoco.
  6. Realizar una genuina reingeniería de la estructura de rendición de cuentas en todo el país, especialmente en los niveles primarios del Estado.
  7. Convocar a una discusión política amplia acerca del régimen y la forma en que se organiza el poder público en el país.

[Instituto de Estudios para la Transición Democrática, “México: las ruinas del futuro”]

#YaMeCansé Por Eso Propongo: Diez batallas ciudadanas

  1. Crear una Fiscalía Anticorrupción auténticamente independiente.
  2. Eliminar el fuero.
  3. Reducir los salarios y prestaciones los funcionarios públicos.
  4. Reducir el financiamiento publico a los partidos y los gastos de campaña.
  5. Reformar los cuerpos policíacos y su relación con la sociedad.
  6. Perseguir el delito de desaparición forzada.
  7. Reducir o eliminar los escaños plurinominales.
  8. Crear órganos ciudadanos de monitoreo y regulación del servicio público.
  9. Introducir un enfoque de derechos humanos en los servicios de educación, cultura y salud.
  10. Aumentar el salario mínimo.

[#YaMeCanse Por Eso Propongo]

Democracia Deliberada: El otro decálogo

  1. Crear y consolidar los derechos sociales y económicos: ver a la desigualdad como parte fundamental de la explicación del problema de violencia en México.
  2. Fortalecer el sistema de justicia: garantizar la autonomía del ministerio público.
  3. Reformar la política de prevención social de la violencia y volverla el eje de la política de seguridad.
  4. Coordinar y no centralizar mediante un federalismo bien diseñado y el fortalecimiento de los poderes locales a través de procesos democráticos.
  5. Realizar una reforma policial real que garantice a todos los policías el acceso a seguridad social y a sueldos dignos y capacitación en materia de derechos humanos.
  6. Poner en práctica políticas anti-mafias, no guerra contra el narco: inteligencia financiera, programas de testigos protegidos, arrestos estratégicos.
  7. Crear una Comisión Ciudadana de la Verdad sobre las Causas y las Consecuencias de las Guerras contra las Drogas en México.
  8. Combatir la corrupción en serio: tener una Fiscalía General de la República auténticamente independiente.
  9. Abrir el sistema político a los ciudadanos
  10. Recuperar al Distrito Federal como espacio para la manifestación y la protesta.

[Democracia Deliberada, “El otro decálogo: una agenda de derechos y justicia”]

Sociedad Civil Unida: Propuesta de Sistema Nacional Anticorrupción (SNA)

  1. Un Tribunal de Cuentas constitucionalmente autónomo, pluripersonal y responsable de prevenir, investigar posibles actos de corrupción, recibir quejas y denuncias, verificar su procedencia y proteger al denunciante, así como sancionar actos de corrupción en el ámbito de su competencia.
  2. Una Fiscalía Anticorrupción independiente y especializada en investigar, integrar y someter expedientes a consideración de jueces penales en casos de corrupción.
  3. Una Secretaría de la Función Pública reformada con mejores facultades para mantener la legalidad en el ejercicio del servicio público, y para evaluar el desempeño de políticas y programas.
  4. Una Auditoría Superior de la Federación reformada con autonomía e independencia, facultada para auditar el ejercicio en curso y los ejercicios fiscales anteriores.

[Sociedad Civil Unida presenta propuesta de Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) ]

Construir el poder ciudadano

  • Continuar la construcción del poder ciudadano como fuerza capaz de oponerse y controlar al poder político y económico, y que tiene antecedentes en los caracoles neo-zapatistas en Chiapas, las policías comunitarias de Guerrero, las autodefensas de Michoacán, las comunidades indígenas de Oaxaca (que eligen a sus autoridades sin partidos políticos), los municipios de Tlaxcala; las experiencias autogestionarias de Cherán, Cuetzalan, Ayutla y Cacahuatepec; los sindicatos magisteriales, universitarios y de electricistas y mineros; el Congreso Nacional Ciudadano.
  • Después del 26 de septiembre de 2014, la efervescencia civil constituyó la Coordinadora Nacional Estudiantil (con presencia de escuelas de 70 universidades), la Unión Ciudadana en Chihuahua, un nuevo frente civil en Sonora, el Parlamento Ciudadano en la ciudad de México, y la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (Upoeg) anunció la creación de concejos populares en 44 municipios.

[Víctor M. Toledo, La Jornada]

(Foto cortesía de Somos El Medio.)

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

TIENES
QUE LEER

Shopping Basket