Ayotzinapa a seis meses

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

1. Qué miedo da, cuando alguien se pierde, empezar a olvidarlo. (Alina Hernández)

2. Ayotzinapa le preguntó de frente al presidente cuáles eran las responsabilidades del Estado mexicano. La falta de respuesta puede transformar a México más de lo que su gobierno ha podido moverlo. (Carla Medina)

3. No nos faltan 43. Nosotros les faltamos a 43 por nuestra postración, nuestra negligencia y nuestra atonía. Nosotros somos la falta. (Karen Villeda)

4. Al margen del teatro de lo visible, no nos apuntaba la luz. Tampoco éramos las sombras, innombrables, otro mundo, otra ley. Ahora lo invisible amanece muy cercano, por todos lados. Mismo mundo, misma ley. (Mario Arriagada)

5. A seis meses, millones de mexicanos desencantados con este sistema van articulando un nuevo lenguaje sobre lo que queremos y podemos cambiar. ¿Cómo hacerlo? (Alexandra Délano)

6. Ni seis meses ni doce, ni antes ni después. Ayotzinapa todavía. Fue el Estado, será el Estado, porque sigue siendo el Estado. Somos todos. Ni seis meses ni doce. Ayotzinapa es aún. A transformar el Estado. Todos, sí, pero sin 43. (Antonio Martínez Velázquez)

7. Ayotzinapa: la grieta de hoy, el abismo de mañana. (Guillermo Osorno)

8. Ayotzinapa: perdimos. (Carlos Bravo Regidor)

9. Ayotzinapa suspendió el tiempo: es el desgarrador fin de un régimen y la posibilidad de construir otro radicalmente distinto. (Luciano Concheiro)

10. Ayotzinapa demostró el horror que puede desplegar sobre la sociedad el actual modelo económico y político; evitar su repetición requeriría una transformación radical del Estado mexicano. (Salvador Medina)

11. Presidente + ejército + legisladores + líderes de opinión impersonal + activistas de escritorio = #TodosSomosAyotzinapa. Todos – 43. (Hernán Bravo Varela)

12. La desigualdad en México tiene muchos rostros, en Ayotzinapa se mostraron todos. Desigualdades económicas, políticas y en la justicia, que aquí no es ciega. (Diego Castañeda)

13. Ayotzinapa es un crimen del Estado porque las autoridades desaparecieron a los 43, el ejército se niega a abrir los cuarteles y la PGR cerró el caso con una falsa “verdad histórica” sin resolver. (Ana Gabriela González)

14. Ayotzinapa fue el niño del cuento que gritó que el rey iba desnudo. Despertamos del Momento mexicano para darnos cuenta de que vivíamos en una democracia secuestrada por la misma camarilla –repartida en todos los partidos políticos– capaz de ajustar cuentas a los disidentes a través de la desaparición y la masacre. (Emiliano Ruiz Parra)

15. #AyotzinapaNoSomosTodos No son los partidos ni el narcoestado. Ayotzinapa es la rabia, empatía e imaginación política de un renovado ejercicio ciudadano. (Luis Adrián Vargas-Santiago)

16. Jóvenes tan iguales a nosotros pero con el infortunio de ser pobres, el estigma de ser maestros y la indiferencia de quien se siente ajeno. (Irvin Rojas)

17. Ayotzinapa: un caso que nos habla de todo lo corrupto e injusto que es México, para los mexicanos y para el mundo (Daniel Hernández)

18. …seis meses, hace seis meses que secuestraron a 43 estudiantes mexicanos agentes del Estado. Seis meses que no sabemos su destino, seis meses sin una investigación veraz e independiente, seis meses en la zozobra, seis meses adoloridos, seis meses hasta la madre, seis meses, exactamente seis meses sin justicia, sin cuerpos, sin olvido. Seis, de la noche sangrienta de Iguala. Seguimos esperando. Seguimos contando. Seguimos gritando: justicia, justicia, justicia… (María Rivera)

19. El secretario de Gobernación dice que Iguala no es México. Érase que se era el gobierno que nunca entendió que una administración se mide por los retos que es capaz de atajar con diligencia. Medio año después, la tragedia de Ayotzinapa es aún más grande. (Salvador Camarena)

20. En seis meses hemos cambiado: nuestra idea de violencia, ciudadanía y Estado mutó. Pero ¿qué hacer ante un gobierno cegado y ensordecido?#Ayotzinapa (José Merino)

21. En cualquier país democrático el gobierno habría caído por un caso como Ayotzinapa. Hay cosas que no resisten en democracia, pero sí en el autoritarismo. (Vladimir Chorny)

22. Coludidos con el gobierno, desaparecieron a 43. Encontraron 28 cuerpos. Miles marchamos. Seis meses después, ¿quién acusa de recibo? (Julene Iriarte)

23. Ayotzinapa revela nuestro fracaso como nación. A estas alturas solo nos queda volver visible la subjetividad de las víctimas. Evidenciar a toda costa nuestra enraizada violencia sistémica. De ahí que hablar de Ayotzinapa sea un ejercicio necesario. Hay que volver a Ayotzinapa una y otra vez. (Lorena Marrón)

24. La realidad política de México siempre ha sido brutal, pero ahora hay un montón de gente cada vez mejor organizada diciendo que ya basta. Hay algo sagrado en la ironía que está terminando por definir nuestro tiempo: el sacrificio de los normalistas de Ayotzinapa fue lo que terminó moviendo a México. Los 43 siguen aquí. No se han ido a ningún lado. Ganaron. (Álvaro Enrigue)

25. Ayotzinapa es el símbolo de que algo muy profundo se rompió en el cuerpo de la nación; después del 26 de septiembre de 2014 nada puede ser ya igual. No es que no hubiera antes esa bárbara violencia, esa descomposición de las instituciones, pero Ayotzinapa marcó un punto de inflexión porque develó el rostro del juvenicidio en el país. (Rossana Reguillo)

26. Ayotzinapa: un cataclismo que partió en dos el tiempo. El fin de un orden y el anuncio de otro. Un antes y un después. (Rafael Lemus)

27. Antes de Ayotzinapa no hablábamos de las ausentes. Sus difusos rostros eran rememorados en la sombra. Antes de Ayotzinapa no hablábamos. Taciturnos pensábamos que nuestros soliloquios eran discusiones profundas sobre el significado de la democracia. Después de Ayotzinapa nuestras ausentes nos interpelan. Enfrentados al macabro rostro de la muerte depredadora nos obligan a pensar a dónde queremos ir. Después de Ayotzinapa aprendimos a hablar mirándolas. (Alejandro de Coss)

28. Ayotzinapa fue la frustrante reincidencia de una clase política despreocupada por las consecuencias. Es una indignación que encuentra vías de expresión y de cambio. Ayotzinapa tiene que seguir siendo la denuncia de una clase política obscena. (Pablo Duarte)

29. Ayotzinapa es una desgracia consumada: los 43 que nos faltan no regresarán. Ese dolor debe impulsar una firme postura contra la colusión entre narcos y políticos. Ayotzinapa abrió un hueco en la fachada del régimen político mexicano, revelando un río de pestilencias detrás. No dejemos que cierren el hueco; hay que abrirlo más y derribar la fachada. Si no, jamás podremos limpiar las aguas nauseabundas. (Bruno Bartra)

30. Ayotzinapa, una palabra desconocida para la mayoría de los mexicanos antes del 26 septiembre, se fue hinchando de significados a medida que transcurrieron los días. Se convirtió en símbolo de la situación del país, en síntoma de una enfermedad honda y grave, pero también en emblema de la inusitada reacción colectiva de la sociedad civil mexicana. De todos depende que Ayotzinapa no vuelva a caer en el pozo de palabras desconocidas u olvidadas. (Valeria Luiselli)

31. ¿Qué nueva reforma/ley/resultado electoral/órgano de la oligarquía nos dirán que es la ruta a la justicia y la verdad? #Ayotzi6meses (Carlos Brito)

32. Si sus urnas legitiman a un Estado que nos desaparece, no será el olvido el que perdone la sangre. Construiremos sin sus urnas la esperanza. #FueElEstado #Ayotzi6meses (Valeria Hamel)

33. Ayotzinapa: Marchar no es inútil ni ingenuo. Marchar disminuye los sentimientos de marginación, exclusión y minusvalía. Cuestionar la universalidad el discurso oficial, desmontar los discursos ideológicos dominantes que justifican y legitiman las ejecuciones extrajudiciales contribuyen a la reconstrucción del sentido de justicia. Protestar es participar en un proceso de reivindicación de las víctimas y tal vez la única manera de exigir la garantía y protección de sus derechos. (Catalina Ruiz-Navarro)

34. Además de la indignación que ha provocado el caso Ayotzinapa, me parece que presenta un reto fundamental: ¿Cómo evitar que se diluya la colectividad de la sociedad civil frente a la brutalidad y la impunidad que prevalecen? (Elena Fortes)

35. Después de Ayotzinapa y de la increíble pasividad y cinismo gubernamental ante ello, no podemos, no debemos ser los mexicanos que éramos. (Patricia Martín)

36. Las cuentas acotan cuentos: 180 días, 43 desaparecidos. Pero hay más: en casi 700 días desaparecieron más de 9 mil. ¿Cuentan con nosotros? (Alejandro Hernández)

37. A seis meses de la tragedia de Ayotzinapa, resulta alarmante que la Secretaría de Gobernación haya decidido cerrar el acceso directo a los archivos de la Dirección Federal de Seguridad, la agencia responsable de constantes violaciones de derechos humanos durante la Guerra Sucia. Mientras los padres de los 43 desaparecidos y la sociedad demandamos justicia, este gobierno nos da señales claras de que está dispuesto a impedir activamente el acceso a la verdad y a la justicia. (Sara Hidalgo)

38. Ayotzinapa es la proverbial “gota que derramó el vaso”. La sociedad se niega a tolerar más un sistema que no va a cambiar por la vía de sus decrépitas instituciones y que se ha constituido en una élite que apadrina, adoctrina, protege, corrompe y defenestra según los intereses en turno. (Omar D. Enríquez)

39. Si la lucha por la justicia no es una lucha creadora de nuevas prácticas concretas ​en las que establecemos límites, estamos resignándonos al dolor. Somos cuerpos entre cuerpos, cuerpos políticos, cuerpos creadores; nos faltan 43 cuerpos. (Elvira Liceaga)

40. ¿México está harto? Parecía que sí: que la atrocidad de Iguala era el colmo. Estos seis meses demuestran que no lo fue: la indignación, más allá de su emocionante afirmación —qué bien se sentía sentirse mal—, no ha sabido trocarse decididamente en exigencia. ¿Nos faltan motivos? El Estado, imperturbable, nos los sigue obsequiando. (José Israel Carranza)

41. Insistir en Ayotzinapa. Volver a Ayotzinapa. Escribir Ayotzinapa hasta que el bien común, hasta que la seguridad y el bienestar de la ciudadanía –y no la ganancia de unos cuantos–, sea la prioridad del Estado. (Cristina Rivera Garza)

42. Un mundo se ha desplomado: México ya no es el mismo después de Ayotzinapa. (Humberto Beck)

43. Entiendan: El caso está abierto, no cerrado. Están desaparecidos, no muertos. Se exige justicia, no venganza. Es Ayotzinapa, no Ayotzinapan. (Gerardo Esquivel)

43+ En Ayotzinapa, como antes en Acteal y una vez más en Aguas Blancas, fue el Estado el que asesinó a la disidencia política. Ni perdón ni olvido. (Juan Pablo Morales Garza)

43+ Después de Ayotzinapa resuena un viejo dolor, pero ahora no solo hay llanto callado: se va creando un nuevo Lenguaje para el mismo caminar. (Diego Enrique Osorno)

43+ Ver a las madres de los normalistas de Ayotzinapa mientras marchábamos y darme cuenta de que ellas y yo tenemos la misma edad, tenemos hijos -los míos niños, protegidos, llevados en carreola, los suyos hombres que quieren ser maestros, desaparecidos- que hemos vivido el mismo país, ellas y sus hijos en la miseria, la ignominia y la lucha y nosotros apenas viendo de lejos… Esto no se puede quedar así. Con cada día que pasa crece el riesgo de hablar de Ayotzinapa en pasado. Necesitamos hablar en presente. Seguir hasta que aparezcan ellos y aparezcamos todos. (María Álvarez)

43+ Casi una década de violencia y desapariciones. 6 meses de la noche de Iguala. 43. Queda el rencor. 43. Sabotaje electoral. (Kyzza Terrazas)

43+ La impunidad no es un accidente, sino pieza clave de una manera de hacer negocios. Desde hace años, política y crimen organizado se han vuelto indistinguibles en muchos lugares del país, donde los ciudadanos parecen ser desechables. El caso Ayotzinapa es una muestra de ello, pero también es una muestra de que aún hay ciudadanos dispuestos a defender sus derechos fundamentales. (Yuri Herrera)

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

TIENES
QUE LEER

Shopping Basket