Crónica de una derrota anunciada

Durante el segundo debate presidencial Ricardo Anaya dijo —casi como una proyección— la frase más auténtica y aguda que se le oyera decir durante el

Shopping Basket